Drones con cámara infrarroja, ¿como elegir la mejor?

Si necesitas un drone que este equipado con una cámara de infrarrojos, aquí te explicaremos como elegir el que más se adapte a tus necesidades.

🤓 Aqui lo mejor en: Drones con cámara infrarroja 👇 (Pincha en las imagenes)

Hoy vamos a explicar cuáles son las ventajas de esta tecnología, y darte algunas normas para elegir el drone correcto.

Un drone equipado con una cámara infrarroja es un buen recurso si te gusta la fotografía aérea en perspectiva nueva. También se puede utilizar para observaciones nocturnas: detectar incendios forestales o vigilancia de áreas protegidas, por poner dos ejemplos.

Las cámaras IR emiten una luz –de bajísima intensidad- similar a la que produce el calor de la piel. Por eso, en comparación con las cámaras normales en la noche, pueden obtener imágenes de mejor resolución y más claras, sin necesidad de utilizar flash. Eso es también una ventaja añadida para filmar (que sale mucho más barato que lo que cuesta una cámara infrarroja).

Hay varias clases de cámaras IR. En general, se clasifican como fotomultiplicadoras (también conocidas como CMOS), aunque hay modelos de última generación (vacía, integradas) que imitan la luz del sol.

La fotomultiplicadora es una detectora de infrarrojos y una carga paralela. Utiliza dos circuitos base (dado por dos niveles de voltaje), uno que captura la luz y otro que la visualiza. Debido a esto, el sistema funciona tan fácilmente en línea recta (y aunque las dos cámaras trabajen independientemente, no es necesario estar conectados entre ellas) como en paralelo (podrían trabajar de forma simultánea).

Las cámaras IR pueden ser tanto monocanales como bidireccionales. Esta última es mucho mejor para observar la tierra de noche.

El más económico es un sensor monocanal, que ofrece imágenes de poca calidad y distorsionan los colores cuando se utiliza en la noche. Su principal fuerza es la gama de visión: con una distancia del 2 a 4 veces mayor que con cámaras normales, lo que aumenta enormemente su alcance en distancias.

No obstante, estas cámaras pueden tener problemas graves con la iluminación artificial, que hace que su luz tome colores demasiado intensos. En ocasiones también pueden dañarse si se las utiliza en plena luna llena.

En cuanto a los modelos integrados (vacías), los más económicos son una combinación entre cámara fotográfica y sensor de infrarrojos, que imitan la emisión de calor. Además, tienen una alta resolución y cámara binoculares bidireccionales.

El valor de estas cámaras integradas reviste gran interés en aplicaciones para toma de fotos, como la medicina digital o el control de inteligencias artificiales. Normalmente son muy baratas, pero más económicas que las monocanales.